Comentario diario

DE VERDAD Y CON OBRAS.

He tenido que cambiar de compañía de teléfono lo que me ha obligado a mirar y comparar las distintas ofertas. Todos los lemas son preciosos: ¡Superofertas!, cada una mejor que la anterior?., hasta que llegas al farragoso texto al que t manda un pequeño asterisco que con letra minúscula te va desgranando que la oferta no es tan super ni tan duradera ni tan estupenda. Te dejas los ojos leyendo y la neurona va de una palabra a otra intentando entender el significado de que ilimitado no es tan ilimitado, la velocidad de conexión es en situaciones ideales y dependiendo de las zonas, el precio es para un mes y medio y después pagarás más y más y más?. Deberían prohibir la letra pequeña y los asteriscos*.

?Este es el mensaje que habéis oído desde el principio: que nos amemos unos a otros.? Aquí no hay letra pequeña que valga: podemos envolverlo en palabras y palabras hasta que se nos olvide vivirlo, pero el mensaje es claro, directo y sin más notas aclaratorias.  Los cristianos no lo tenemos fácil, estas palabras las conocen todo el mundo y cuando no las vivimos enseguida se encarga alguien de echárnoslo en cara. Nos lo exigen aquellos mismos que no están dispuesto a vivirlo. Por eso el mundo nos odiará cuanto más amemos, si esperamos el aplauso del mundo seguramente es que amamos poco. 

Hoy sin Felipe y Natanael los que siguen al Señor. No puedes levantarte y seguir a Cristo si no es por amor. Por cumplimiento no se sigue a nadie, simplemente esperas que no te vigile demasiado. Y amar te complica tanto la vida? pero es la única manera de vivir. 

El amor no puede ser de palabra y de boca, nos hace ponernos en pie y seguir los caminos de Jesús, ir donde nos lleve y hacer lo que nos pida. El que no ama dice sí, sí y luego no; el que ama ni tan siquiera espera a que se lo digan. Dios es mayor que nuestro corazón y seguramente haya puesto en él más amor de lo que tu mismo te piensas. No tengamos miedo a amar de verdad u con obras.

María y Jose son dos claros ejemplos de ese amor que se hace vida y de esa vida que se hace amor.

* Deberían prohibirse todos los asteriscos, incluido este.

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared